Informaciones

«Partí en esto tras fallecer mi padre», «Mis vecinos lloraron al ver la carrera»… Las inspiradoras historias de los chilenos ganadores del Maratón de Santiago

Ambos cortaron una inreíble racha sin triunfadores nacionales.

El pasado domingo se vivió una jornada histórica en el Maratón de Santiago. Se rompió una sequía de ganadores chilenos que se veía difícil de quebrar.

Daniel Cortés y Danica Kusanovic, ambos nacionales, se impusieron en los 42 kilómetros y la corona de la máxima fiesta del running criollo se volvió a quedar en casa después de 12 años. Pero, ¿Quiénes son estos corredores nacionales que lograron la hazaña y rompieron la historia? Daniel Cortés Cortés tiene 26 años. Vive y respira running. Tiene una vida sacrificada. Estudia ingeniería en maquinaria pesada en Vallenar y se dedica a trabajar en un furgón escolar. «Me deja bastante tiempo para entrenar y vivir de manera tranquila, no con lujos, pero para solventar mis gastos», cuenta a Emol. El día de la carrera, Cortés sabía que su preparación podía traerle réditos. Estaba confiado en sí mismo, pero no esperaba un cierre «tan emocionante». El sargento de carabineros Mauricio Flández fue un duro escollo, peleando la corona hasta los últimos metros. «En el cierre simplemente dije: ‘Se rompe o se raja, el todo por el todo, no había nada más que perder’. En esos cierres apretados gana el que es mejor», cuenta.

Cortés ganó con un tiempo de 2 horas, 17 minutos y 31 segundos. Cuatro segundos después llegó Flández. Pero nada ha sido fácil para el deportista de 26 años. Hace apenas un año no podía caminar. «Fue una lesión en mis tendones de Aquiles, hubo un momento en que no podía correr. El dolor me imposibilitaba hasta de caminar. Tuve a mi disposición un gran centro kinesiológico acá en Vallenar que me recuperó los tendones de manera perfecta. En tres meses pude volver a correr, retomar el nivel».

Cortés es sencillo. Cuenta que partió en el running por el año 2009, cuando le ofrecieron dos notas 7.0 en la escuela por participar de una corrida familiar. Solo jugaba pichangas con los amigos, pero aceptó y se enamoró de la actividad. Quedó tercero sin mayor preparación. Lo invitaron a participar de una escuela de atletismo y se dedicó. Después no paró más. Para el segundo semestre, el runner nacional pretende correr la media maratón de Buenos Aires y a fin de año ir a buscar el maratón de Valencia. Cuando el atleta cruzó la meta, dijo que volvería a su tierra a contar su hazaña. ¿Lo hiciste? «Sí. Cuando retorné mucha gente me estaba esperando. Varios vecinos de acá de la población dijeron que vieron la carrera, estuvieron emocionados, varios llegaron hasta las lágrimas. Espero darles más alegrías». Danica Kasunovic Kusanovic aún sigue procesando su victoria histórica en el Maratón de Santiago. Su relato es inspirador. La ingeniera civil industrial de 37 años trabaja en el área de compras de Copec y entrena en el club Cronos en la pista de Recoleta. Ahí se preparó arduamente para esta carrera. Eso sí, hace apenas 9 años que arrancó su historia en el running. «Fue posterior al fallecimiento de mi padre. Él falleció de un ataque cardiaco, y eso me hizo click. Yo dije ‘pucha, los problemas coronarios son hereditarios y yo no me quiero morir así, algo tengo que hacer por mi corazón’. Encontré en el running una herramienta que decían que era buena para mantener el corazón sanito», relata. La atleta magallánica, el domingo pasado, solo buscaba bajar de las tres horas. Esa era la planificación. Jamás pensó en alzarse con la victoria. Su tiempo fue de 2 horas, 55 minutos y 14 segundos. No podía creer que era la ganadora.

«Ganar la carrera nunca estuvo ni en mis mejores sueños, por supuesto que no. Que no hayan llegado las keniatas obvio que fue parte de los hechos, que se alinearon los astros para que esto ocurriera. Si hubieran competido, la ganadora hubiera tenido 2 horas y 14 o 15 minutos y yo habría quedado mucho más atrás. Aún así habría cumplido mi meta ese día y quedado contenta», dice. Kusanovic narra que disfrutó la carrera. Pese a las condiciones algo frías, reconoce que no tuvo ningún mal momento y nunca se le apareció el «muro». Estaba realmente feliz. Su triunfo histórico la azotó de golpe. Ella no tenía idea de la sequía que quebraba, no manejaba esa información. «Después de terminar la carrera me informan que hace muchos años que una chilena no ganaba y yo pasaba a la historia con este triunfo, independiente de mi tiempo o de que no hayan venido las keniatas. Una alegría para mí y para el país». La ingeniera planea asistir a otros maratones en Europa en el corto y mediano plazo. Uno de sus hobbies -aparte del yoga y el trekking- es viajar, conocer nuevas culturas y, evidentemente, correr en otros países.

Fuente: Emol.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba