Informaciones

Constituyente Rodrigo Logan: «Así como se repite la palabra miedo, también se repite la palabra diálogo»

El abogado fue elegido con más de 34 mil votos en el Distrito 9 y considera que su independencia es una ventaja. "Me puedo sentar a conversar con Hugo Gutiérrez o con Marcela Cubillos y nadie me puede decir nada", asegura.

La idea surgió en un capítulo de Mentiras Verdaderas, el programa de La Red donde Rodrigo Logan solía abordar temas legales y donde se le conocía como «el abogado del pueblo». Allí hablaba del «escudo ciudadano». «Yo siempre hablaba de eso: mi misión fundamental era decirle a la gente que había una forma institucional para la resolución pacífica de los conflictos y que uno puede ocupar herramientas, porque tiene derechos», cuenta a EmolTV. Ese día, el conductor Eduardo Fuentes le dijo que los telespectadores preguntaban por ese escudo. «Me dice: como empezaste a hablar del proceso constituyente, la gente pide que tú vayas para allá, para que pongas ese granito de arena de la defensa ciudadana. Yo lo pensé de verdad, lo hablé con mi familia y al otro programa le dije que sí. Y lo tomamos en serio: empecé a juntar gente, a planear la campaña, a hacer las estrategias. Así empezó», relata.

La historia de su candidatura terminó el 16 de mayo pasado cuando los electores del Distrito 9 —que integra a Cerro Navia, Conchalí, Huechuraba, Independencia, Lo Prado, Quinta Normal, Recoleta y Renca— le entregaron más de 34 mil votos, convirtiéndolo en el único independiente fuera de pacto en entrar a la Convención Constitucional. Proporcionalmente, se llevó el 10,9% de los votos del territorio. «Yo tengo no una ventaja pero sí una característica especial que otros constituyentes no la tienen: como soy el único 100% independiente fuera de pacto y no me asocian a ninguna fuerza política ni a ningún grupo de interés, me puedo sentar con Hugo Gutiérrez a conversar de temas constitucionales como me puedo sentar con Marcela Cubillos y la Tere Marinovic, y nadie me puede decir nada, nadie, porqe lo hago por mi país y por la república, no por mí», dice. La nueva Constitución, explica, espera que sea una «herramienta de paz social». «La Constitución tiene que tener ciertas características, tiene que ser común y general, no puede ser específica porque genera interpretaciones de nicho, y tiene que ser absolutamente suprema: no puede estar nada por encima de ella y todas las normas que están por debajo tienen que ceñirse a ella», detalla. Además, añade, tiene que ser «flexible y adaptable».

Logan reconoce que entre los propios elegidos a veces hay temores. «Yo he escuchado ‘¿y si nos transformamos en una república como Venezuela o como China?’ y yo les digo que no, que tenemos características distintas. Acá no hay asamblea constituyente, esto es una convención constitucional y son dos cosas distintas: la asamblea es todopoderosa y la convención tiene límites. Otros tienen miedo de no poder poner los temas relevantes, ¿cómo vamos a escuchar a los 19 millones de habitantes?», cuenta. «Eso se repite, ¿pero sabes qué? Así como se repite la palabra miedo, también se repite la palabra diálogo. A mí me ha impresionado de verdad que personas de posturas políticas absolutamente distintas llegan a un momento en que dicen: ninguno de nosotros tiene mayoría, por lo tanto tenemos que salir a buscar (acuerdos). Si miras los bloques, ninguno tiene una mayoría que por sí mismo pueda decir que no escuchará al resto», agrega. Las tensiones o encuentros que se han visto en estos días entre electos, Logan los atribuye a que «todavía algunos constituyentes creen que están en campaña». «Pero acuérdate de mis palabras: cuando nos reunamos y tengamos que ver el trabajo que se nos viene, automáticamente van a empezar a bajar los tonos, porque la cantidad de trabajo es tal —es inmensa, inmensa— que no da tiempo para pelear. La convención no es el Parlamento», asegura.

Fuente: Emol.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba